Martes, 05 de Junio de 2012 15:49

Causas, síntomas y prevención del asma

Escrito por  Dr. Jorge Martinez
Los síntomas del asma pueden variar desde algo leve hasta poner en peligro la vida. Los síntomas del asma pueden variar desde algo leve hasta poner en peligro la vida.

El asma es una enfermedad que afecta a los pulmones, debido a que las vías aéreas se inflaman y se estrechan a medida que los músculos que las rodean las oprimen. El paso de aire se bloquea parcial o completamente porque la mucosidad producida por la inflamación satura las vías respiratorias ahora más estrechas. Es muy común en niños pero también pueden padecerla personas adultas.

 

Síntomas

 

  • Tos: Generalmente seca al inicio, y progresivamente flemosa, puede ocurrir en forma esporádica ó por accesos y puede llegar a producir fatiga ó vómitos de flemas. Casi siempre es el primer síntoma de una recaída.
  • Dificultad Respiratoria: Esta aparece en forma progresiva y puede llegar a ser muy severa, con sensación de ahogo ó "falta de aire"; Sin embargo, es necesario recalcar que no es imprescindible su presencia para el diagnóstico de asma bronquial.
  • Sibilancias: Es el ruido silbante que se produce al sacar ó meter aire en los pulmones debido al estrechamiento que se produce. Puede no ser percibido por la persona afectada y detectarse sólo en la revisión médica.
  • Flemas: Son las secreciones bronquiales que al producirse en forma abundante en las vías aéreas, suenan al paso del aire como ronquido. Son generalmente muy sueltas y se desprenden con los accesos de tos, y a veces producen náusea y vómito al toser.
  • Otras molestias: Generalmente son menos frecuentes: dolor torácico, dolor abdominal, sensación de opresión en el pecho, angustia, cianosis (coloración azulada de labios o uñas), sudoración profusa, manos y pies fríos, palidez, etc.

Usted puede controlar el asma sí reconoce los signos de alerta de un ataque, evita el contacto con las cosas que lo pueden originar y sigue las recomendaciones de su médico.

 

 

Tratamiento

 

  • Lograr y mantener control de síntomas
  • Prevenir las exacerbaciones
  • Mantener la función pulmonar lo más cerca posible a la normalidad
  • Evitar efectos adversos de la medicación
  • Prevenir obstrucción irreversible de la vía aerea
  • Disminuir la mortalidad

 

Sintomático (broncodilatadores): Reducen o suprimen rápidamente el broncoespasmo y los síntomas respiratorios.

Preventivo (antiinflamatorios): Reducen paulatinamente la inflamación y la hiperreactividad de los bronquios.

 

  • Antiinflamatorios: Los más utilizados son los corticoides (beclometasona, budesonida, fluticasona); disminuyen la inflamación de los bronquios. Existen formulaciones por vía inhalatoria o por vía oral o intravenosa en caso de reagudizaciones más graves. Otros medicamentos antiinflamatorios son las cromonas, que se utilizan por vía inhalada (cromoglicato y nedocromil sódico) y los antileucotrienos, que se toman en forma de pastillas (montelukast y zafirlukast).
  • Broncodilatadores: se utilizan agonistas beta 2 (salbutamol, terbutalina, salmeterol y formeterol), anticolinérgicos (bromuro de ipratropio) y metilxantinas, y su función consiste en aumentar el diámetro del bronquio. Se administran de forma inhalada (mediante spray), ya que así llega mayor cantidad de fármaco al pulmón, con menos efectos secundarios para el organismo. Existen varios tipos: cartucho presurizado, cámara de inhalación o polvo seco.
  • Inmunoterapia: se emplea únicamente en los pacientes sensibles a un alergeno, en los que no se ha conseguido una respuesta adecuada del asma, a pesar de seguir un tratamiento farmacológico y cumplir unas medidas de evitación apropiados. Se administra en el hospital por personal especializado.
  • Antihistamínicos: no controlan el asma pero sí son útiles para disminuir los síntomas alérgicos como picor en la nariz, estornudos, enrojecimiento de los ojos.

 

Prevención

En la actualidad no se puede prevenir el asma. Sin embargo, usted puede tomar medidas para controlar la enfermedad y prevenir los síntomas.
 

  • Aprenda sobre el asma y cómo se puede controlar.
  • Use las medicinas como se las recete el médico.
  • Identifique y trate de evitar en la medida de lo posible las cosas que le empeoren el asma (los desencadenantes del asma). Sin embargo, un desencadenante que no debe evitar es la actividad física. La actividad física es un componente importante de un estilo de vida saludable. Pregúntele al médico acerca de medicinas que le ayuden a permanecer activo.
  • Esté al tanto de sus síntomas de asma y del grado de control en que se encuentra la enfermedad.
  • Hágase chequeos periódicos para el asma.
Modificado por última vez el Lunes, 17 de Noviembre de 2014 13:55
Dr. Jorge Martinez

Dr. Jorge Martinez

Médico especializado en Neumología y Endoscopía Respiratoria (Broncoscopía)

Especializado en México en el Instituto Nacional Enfermedades Respiratorias

Médico Tratante del Servicio de Neumología y Consulta Externa
Hospital Luis Vernaza

Lo último de Dr. Jorge Martinez

Banner