La cardiopatía isquémica

Escrito por  Dr. Erwin Tellez
Lunes, 03 de Septiembre de 2012 14:28
https://www.hospitalvernaza.med.ec/blog/item/707-cardiopatia-isquemica
La causa más frecuente de esta enfermedad de las arterias coronarias es la arterioesclerosis, es decir el endurecimiento y engrosamiento anormal de la pared de las arterias. La causa más frecuente de esta enfermedad de las arterias coronarias es la arterioesclerosis, es decir el endurecimiento y engrosamiento anormal de la pared de las arterias.

La cardiopatía isquémica constituyó el flagelo que afectó a la humanidad en el pasado siglo XX. En los inicios del presente siglo XXI mantiene su vigencia. Es una enfermedad que se caracteriza por la disminución del flujo sanguíneo al músculo cardíaco debido a la obstrucción de las arterias del corazón llamadas coronarias, por depósitos de colesterol en sus paredes, disminuyendo así la luz del vaso y por ende el paso de sangre que lleva a la disminución del aporte de oxígeno a las células cardiacas.

 

Esta enfermedad se manifiesta con síntomas de dolor de pecho, generalmente frente a esfuerzos físicos, si bien puedan presentarse también sensaciones de cansancio y ahogo (falta de aire). La complicación más importante y con una alta mortalidad si no se atiende a tiempo es el infarto agudo del miocardio (IAM), que es la obstrucción total de la arteria coronaria por un coágulo de sangre que no permite el libre paso de sangre y causa la muerte del músculo cardiaco.

 

 

Causas y Síntomas

La causa más frecuente de esta enfermedad de las arterias coronarias es la arterioesclerosis, es decir el endurecimiento y engrosamiento anormal de la pared de las arterias, que tienden a obstruirse o la aterosclerosis, un tipo de arterioesclerosis que se produce por el depósito de sustancias en el interior del vaso sanguíneo en forma de placas de grasa que reducen la luz de la arteria, por lo que disminuyen el flujo de sangre que la arteria puede transportar al músculo cardiaco. Estos depósitos se deben a cifras elevadas de colesterol y en especial de una fracción que se conoce como LDL colesterol, que es el colesterol ¨malo¨. Los aumentos en los niveles de colesterol se deben a una dieta desbalanceada rica en frituras y grasas saturadas, pero también por trastornos genéticos en el metabolismo del colesterol.

Generalmente la cardiopatía isquémica se manifiesta con dolor en el tórax conocido mejor como ¨angina de pecho¨, el cual es de carácter opresivo, ubicado en el área retroesternal o sea detrás del esternón; también se presenta en el ¨precordio¨ que se encuentra al lado izquierdo del pecho a la altura del seno izquierdo en las mujeres y del pectoral izquierdo en los varones. Es de intensidad variable y para eso se ha establecido una clasificación que nos permite reconocer el grado de compromiso de la enfermedad basada en el tipo de esfuerzo y sus síntomas:

 

  • Grado I: No se produce con actividad física ordinaria, sino con un esfuerzo rápido agotador o de larga duración.
  • Grado II: Se produce cuando se camina con rapidez o durante mucho tiempo, o al subir escaleras.
  • Grado III: Limita de forma importante la actividad física convencional.
  • Grado IV: Puede aparecer en reposo (más con cualquier actividad física).

 

 

Control y Prevención

Las consecuencias de la cardiopatía isquémica son la angina de pecho, que se puede presentar cuando se realizan ejercicios físicos (véase clasificación de la angina) o en casos más graves estando el paciente en reposo. Cuando no se tratan a tiempo, las consecuencias pueden ser desastrosas, las dos principales son el infarto agudo del miocardio y la muerte. Aproximadamente un tercio de los pacientes con cardiopatía isquémica progresan a una muerte súbita sin antecedentes de angina de pecho ni de infarto de miocardio previo.

Se puede controlar el avance acelerado de esta enfermedad mediante controles periódicos realizados por un médico especialista, en este caso un cardiólogo, que mediante exámenes de laboratorio e imágenes podrá determinar la severidad y alcance de esta patología. Prescribirá los medicamentos y le dará las recomendaciones especializadas para tratar la enfermedad.

Existen condiciones médicas que se conocen como ¨factores de riesgo cardiovascular¨ que contribuyen al desarrollo de la cardiopatía isquémica. Controlándolos a través de una detección precoz se pueden realizar estrategias preventivas, tanto en población no diagnosticada de cardiopatía isquémica, (prevención primaria) como en los grupos ya diagnosticados (prevención secundaria):

 

  1. Trastornos de los lípidos (colesterol).
  2. Hipertensión arterial.
  3. Diabetes Mellitus
  4. Obesidad
  5. Hábito de fumar
  6. Sedentarismo

 

Existe una fuerte carga genética en algunos casos, pero medidas como la actividad física regular, una dieta baja en sal y sin grasas, frutas y vegetales, carnes al vapor o cocidas y bastante agua. Además del control del stress, abandonar hábitos como fumar y beber alcohol, pueden hacer junto con la medicación adecuada, que la enfermedad no se presente o si ya existe, ésta sea menos agresiva.

Hemos llegado a la conclusión de que la cardiopatía isquémica se la puede prevenir con alimentación sana, baja en sal y sin grasas; abandonando hábitos como el cigarrillo y el alcohol. Realizando actividad física frecuente y controlando los factores de riesgo cardiovascular al visitar regularmente a su cardiólogo, esta enfermedad se la puede prevenir y controlar.

Modificado por última vez el Martes, 04 de Septiembre de 2012 12:05
Dr. Erwin Tellez

Dr. Erwin Tellez

 

Doctor en Medicina y Cirugía, Especialista en Cardiología Clínica y Cardiología Intervencionista – Hemodinamia
Médico del staff del Departamento de Cardiología y del área de Hemodinamia
Hospital Luis Vernaza

logo whatsapp

Boletín de noticias



Junta de Beneficencia
//